chvmpionmind

Biology against mental growth

Full Reading article: 14 minutes.   –      Just reading the bold´s: 3,5 minutes

 

“Biological and neuroscientific reasons why it’s so hard for us to adapt to change and grow constantly… will help us to understand why CHVMPION MIND works.”

Resistance to change is part of our biology, but the ability to overcome it can be strengthened within an adequate structure and the constant creation of efficient, mentally and biologically healthy habits.

 

When you change your habits, you change your ideas, your way of thinking. When you change your way of thinking, you change your life.

 

When the Greek philosopher Heraclitus said that “the only constant is the change” some 2,500 years ago, he could not imagine the radical pace of change in the 21st century. The current pace of technological development creates exponential change in all areas of our lives, including the way business is conducted. The ability of business leaders to survive – and thrive – correlates directly with their ability to adopt new skills, keep abreast of technological advances and the latest business practices, and adapt to the changing demands of employees and customers.

 

Adapting to change has always been vital for survival, but before we had more time to adapt. Today adaptation to change has to happen more quickly, and if I don’t adapt, I’m displaced.

 

How can we be better at accepting change? A relevant concept here is what psychologist Carol Dweck calls “growth mindset” – the belief that a certain attitude or attribute can change as long as we put our mind to it. Dweck calls the opposite way of thinking a “Fixed mindset”.

 

Of course, people with a generalized growth mentality-who believe in the possibility of change will be more likely to take risks or work for change. The best way to distinguish growth-minded people from fixed-minded peers is to observe their response to failure. The former will be more likely to see setbacks as a challenge to learn from, while the latter will see them as proof of their inadequacy.

 

Decades of scientific research show that having a growth mentality is an advantage. And yet, for most people, getting out of one’s comfort zone seems more difficult than following Nike’s motto, “Just do it!”. Having a fixed mindset doesn’t mean you can’t train to have a growth mindset, and even those who tend to have a growth mindset sometimes struggle to maintain it in situations that feel challenging or dangerous, in the sense of losing the comfort in which they are.

 

So why do so many of us find it difficult to invite significant change in our lives? Why are people reluctant to give up unsatisfactory work, start a new business, or even learn a new skill?

 

Let’s take a look at the obstacles to change.

 

Why “Just Do It” Doesn’t Always Work

 

It turns out that much of our resistance to change is determined by our biology. In our brain, the amygdala, a subcortical area of the brain linked to intense emotional arousal, is programmed to detect potential threats and react to them. Part of that reaction is the release of the hormone “Fight or flight”, cortisol.

 

Note that there is no “go with the flow” option in response to perceived danger.

We are programmed, neuronally speaking, to see the threat as an unacceptable situation.

 

Of course, not all changes are actually threating. Quite the opposite: As mentioned earlier, some may be necessary for our long-term growth. However, scientific evidence shows that the fewer real threats we are exposed to, the more we tend to interpret unknown stimuli as threatening. Modern society, with all its comforts, can conspire with our nervous system to foster aversion to change. And here a contradiction arises, for our neural networks, on the one hand, we are gaining in comfort because of the advances in our advanced societies, where we can avoid most of the external dangers, and on the other hand, the speed at which changes are beginning to occur, mainly due to technological advances, means that we hardly have time to detect whether they are threats or not. Before knowing if it is a threat, we already have it in our house, like “Alexa” that we allow it to enter our house because we hear from others that it is not a threat, but that in the end, 90% of those who have it, use it for the usual, that is, to listen to music, to know what the weather´s like today, and little more, that we do the same thing that our brain already knows how to do, but now in a different way, when we could do many more things.

 

Another possible contributing factor is our conditioning, the beliefs, and attitudes towards success, failure and towards ourselves that were typical of the environment in which we grew up. Now ingrained, they often operate at the subconscious level.

 

While understanding what blocks us is the first step toward success, it is important to devise strategies to “hack” into our biology and conditioning so that we can deliberately lean toward the growth mentality. And just as one goes to school to grow, or as an adult we choose courses to learn, or jobs where we know we can grow, what we are doing is freely choosing an environment, a structure that “forces” us to do different things so that our mind is more open and absolves new information, new beliefs, and even better, but more difficult, new habits that lead us to have different abilities. This is where the concept of Chvmpion Mind comes from, to facilitate a structure where you voluntarily commit to small but regular, daily, weekly or monthly actions so that you train towards an open mindset that allows you to acquire new habits that will help you to grow.

 

The brain weighs approximately 2% of our body mass and uses ten times more energy than it weighs, or 20% of our total body energy. Therefore one of its vital functions is to “manage energy well” and hence when we have to do things that involve an effort = use of more energy, the brain will not be our best ally, on the contrary, if you can be sitting on a sofa saving energy, better, and if we give sugar chute to deceive him that it is good energy, he happy. Therefore, changing habits, doing new things, leaving our comfort zone is an effort by which we fight against the natural biology of our brain.

 

When we talk about Happiness or Well-being, it’s all in our minds. A person with few resources can be happy just as a person with many resources can be unhappy. Therefore, the key to regular well-being is in how we operate mentally, growth mentality or fixed mentality. This, therefore, leads to a state of long-term happiness.

 

In a very short and simple way, and from what you can find many studies, good stress creates adrenaline. Stress sought, or not, but managed, controlled gives us adrenaline and gives us momentum. Bad stress, unmanaged bone and excessive in quantity or time makes the cortisol hormone burn our neurons and can cause us diseases.

 

On the other hand, happiness depends as much on the people around us as it does on ourselves. If one is very well but has his loved one very badly emotionally or unhealthy, he could never enjoy his own well-being 100%. However, if your loved ones and close ones are doing very well, they generate extra positive energy for us, it helps us to be well. Hence, when we help others, even if we are not 100% well ourselves, this kind of gesture make us feel better. And since happiness, like unhappiness, is not limited, helping others helps us to enhance the feeling of well-being, we start from the level we start.

 

Next, I am going to offer nine recommendations related to the behavior and mentality that I have developed from my learning and experiences in the areas of Talent development and leadership skills, along with applied Neuroscience, all of which I have combined with the latest technologies, such as Machine Learning, Artificial Intelligence and big data in the Chvmpion Mind Method, but you don’t need to follow these tips now.

 

The following recommendations can be applied directly, but if you are looking for an environment that offers the structure that reinforces your desire and actions towards change, that is where Chvmpion Mind can help you enormously.

 

 

  1. Keep your eyes on the long-term goal

 

The key strategy is to be 100 percent sure about thewhat for” we want to make certain changes in our lives. For example: “I’m learning to be a public speaker to help me be a better communicator at work. If we outline a roadmap and include incremental goals, it will be clear that small challenges are only a stepping stone to the big goal.

 

Putting it into practice: One way to begin implementing this strategy is to add the words “what for” at the end of your mission statements. This will clarify which objectives are relevant and specific and which need to be reviewed.

 

NOTE: In Chvmpion Mind we use the SMARTEEL and FU-PRE models to define objectives and mark the way to them in intermediate steps that help you walk and achieve them. There are several models that you can find on the Internet to define goals, one of the most popular is the SMART model. There are not so many to define the purposes behind the objectives you set, but there is one that you may find on the Internet known as the “5 whys”, although I would replace it with the “7 for what“.

 

 

  1. Breathing through discomfort

 

When we venture into the unknown, perceived as dangerous or that we believe we cannot handle, our body releases cortisol and we feel emotional discomfort. The key is to recognize the discomfort, to ask ourselves if we are really in danger or if this is simply the amygdala’s exaggerated reaction. If so, allow it instead of resisting it.

 

Putting it into practice: Going for a walk or taking several deep breaths oxygenates the brain and makes the emotion fade.

 

NOTE: with Chvmpion Mind we help you to do physical exercise and meditate regularly, a practice that will help you deal with the zone of discomfort.

 

  1. Reframe your language about failure

Sometimes failure simply means looking for a different solution. Silicon Valley’s motto “Move fast and break things” reflects a culture of interruption, rapid iteration, and growth. If something goes wrong, to put the positives of that experience into words. To reframe is to put in positive something that seems negative.

Putting Language’s Reframing into Practice: Describing his multiple attempts to create the bulb, Thomas Edison said, “I haven’t failed. I just found 10,000 ways that won’t work.

 

  1. Make yourself uncomfortable – on purpose

Psychologists say that if we do things that deliberately bother us, such as calling a potential client or seeking feedback, we gain confidence in our ability to overcome challenges. When Steve Jobs was 12, he cold-called Bill Hewlett of Hewlett-Packard, asking for spare parts for the project he was working on. As a result, not only did he receive spare parts, but he also won a scholarship at HP.

Putting it into Practice: What can you do today to build on the discomfort and add to your growth mindset toolbox?

NOTE: Entering the Chvmpion Mind process is taking a step toward that uncomfortable zone that will make you grow.

 

  1. Seek feedback

Dominic Barton, former CEO of McKinsey & Company, forged a culture that not only welcomes comments but also demands them. Barton says he was able to get valuable information about his leadership style from employees who had only been with the company for a short period of time.

Put into Practice: Make a list of five people you’d like to hear from, either professionally or personally. Patterns will most likely emerge from that feedback, which will give you an idea of your main strengths and areas for improvement. If you can, combine people who know you very well and people who are not so close to you, but they have the opportunity to observe you regularly.

NOTE: At Chvmpion Mind we cover this area with 5 observers that you select and accompany and support you for 21 weeks.

 

  1. Set deadlines and inform people about your goals.

As soon as we tell someone that we are committed to doing something, we are more likely to go ahead with this project to avoid embarrassment. Studies show that when people know they are being observed, the mental pressure they are under is greater than, for example, winning or failing to win a good bonus at the end of the year. Especially if we have a moderately healthy economy that covers our basic needs. This is the #1 reason why our good wishes for the new year resolution fail because we don’t share them with anyone, just in case we don’t end up doing what we think we want to do.

Put into Practice: One way to be accountable is to join an expert or peer group.

NOTE: And yes, at Chvmpion Mind you will have this group of people who will “encourage” you to achieve your goals.

 

  1. Integrating change, celebrating success

When we deliberately create a change in our life, we create a new reality. It is important to take the time to let it settle. Eventually, our brain will reward us with a sense of accomplishment and a surge of dopamine.

Put into Practice: Celebrating our triumphs with friends creates positive reinforcement.

NOTE: I recommend the book “The Power of habits”.

 

  1. Practice the emotion of thanksgiving

There are things that neuroscientists and psychologists still understand, but they know it is real, even if they lack explanation. Being thankful, or rather, feeling grateful gives us energy. It’s not about cognitively thanking but about feeling that gratitude, to other people, or to yourself for what I can do, for what I am, for what I have and don’t have, for what I receive from others and don’t receive.

Put into Practice: find a space every day to feel grateful. To express it, even internally and recognize how parts of your body vibrate with that feeling. It can be from things as simple as, today I saw new dawn, grateful for being able to walk, for being able to share special moments with special people, for making things difficult for me and helping me grow, for having water without having to wait for rain …

 

  1. Seek how to make others happy

We explained at the beginning of this article that the happiness of our environment influences us in our own happiness. And also, our own happiness influences the happiness of our environment, so we must do everything possible to take care of ourselves, to be able to be well. And if we are not 100% well, one way to feel better is to help others to be well. Therefore, being able to help others is one of the most relevant wellness factors found in the last 25 years. Socializing is part of it, but socializing by helping is what really generates well-being, and sometimes it is enough to listen to someone, without doing anything else, to generate well-being for others.

Putting it into Practice: Make sure that your actions or omissions are also done to benefit others. Find out how to generate small gestures, one daily, for the next 21 days, from spending time with someone who appreciates and misses you, to offer to do something for someone who is very easy for you, but time is the excuse for not doing it for somebody else. Even be aware of how you can do the same things you are already doing, but together with others who will feel supported by you.

 

 

The application of these nine strategies will almost certainly cause growth problems. But if we stick to it, we can master our mind, minimize self-imposed limitations, and have a better chance of succeeding in business and life in general.

And the typical ones not mentioned here, but no less important, and that you already know, to sleep well and enough, to do regular physical exercise, to meditate every day, even if it is just 5-10 minutes, and to eat healthily almost always 😉, are ways to generate energy that your brain will be grateful for so that it does not monopolize all the energy that you need to create new habits and open mentality.

 

Jose L. Menéndez

Founder CEO of OlaCoach Corporate S.L.

Founder CEO of CHVMPION MIND

Master PNL by ITS – UK

Master C. Coach by ICF – USA

Master Ex. Positive Leadership and Strategy by IE – Spain

 

Jose L. Menéndez is known as an expert in Coaching and Applied Neuroscience in the development of Talent and Leadership. He has the ability to “translate” neuroscientific studies and knowledge into a simple and pragmatic way for leaders and executives to realize their professional and personal potential using brain optimization methods to achieve results.

Pioneer of Spanish Coaching since 1996, he directs OlaCoach Corporate S.L., a boutique consultancy specialized in the design of programs for the development of Talent and Leadership, through applied Neuroscience and Integral Coaching, combining it with the CHVMPION MIND™ methodology. Founder CEO of CHVMPION MIND Technology S.L.

Among his clients are Microsoft, Intel, Coca Cola, PwC, Telefónica, ABB, Inditex, RE/MAX, BBVA, Siemens, Newmont, and many more, in addition to almost a hundred small and middle-size companies.

In his spare time, he likes to walk and talk with his wife while they enjoy a good tico or Colombian coffee, if possible.

To find out how Jose L. can help your organization maximize its true potential, write to jlmenendez@olacoach.com

Biología en contra del desarrollo mental

Lectura Artículo completo: 14 minutos   –   Lectura sólo la letra en negrita: 3,5 minutos

 “Razones biológicas y Neurocientíficas del porqué nos cuesta tanto adaptarnos al cambio y de crecer constantemente… nos ayudará a entender por qué CHVMPION MIND funciona

La resistencia al cambio es parte de nuestra biología, pero la capacidad de superarla puede fortalecerse dentro de una estructura adecuada y la constante creación de hábitos eficientes, saludables a nivel mental y biológico.

 

Cuando cambias tus hábitos, cambias tus ideas, tu manera de pensar. Cuando cambias tu manera de pensar cambias tu vida.

 

Cuando el filósofo griego Heráclito dijo que “la única constante es el cambio” hace unos 2.500 años, no podía imaginar el ritmo radical del cambio en el siglo XXI. El ritmo actual de desarrollo tecnológico crea un cambio exponencial en todas las áreas de nuestra vida, incluyendo la forma en que se llevan a cabo los negocios. La capacidad de los líderes empresariales para sobrevivir – y prosperar – se correlaciona directamente con su capacidad para adoptar nuevas habilidades, mantenerse al tanto de los avances tecnológicos y las últimas prácticas empresariales, así como para adaptarse a las cambiantes demandas de empleados y clientes.

 

La adaptación al cambio ha sido siempre vital para la sobrevivencia, pero antes teníamos más tiempo para adaptarnos. Hoy la adaptación al cambio debe darse más velozmente, y si no me adapto me desplazan.

 

¿Cómo podemos ser mejores para aceptar el cambio? Un concepto relevante aquí es lo que la psicóloga Carol Dweck llama “mentalidad de crecimiento” (growth mindset) – la creencia de que una determinada actitud o atributo puede cambiar siempre y cuando pongamos nuestra mente en ello. Dweck llama a la forma opuesta de pensar “mentalidad fija” (Fixed mindset).

 

Por supuesto, las personas con una mentalidad de crecimiento generalizada -que creen en la posibilidad del cambio- tendrán más probabilidades de asumir riesgos o de trabajar para lograr el cambio. La mejor manera de distinguir a las personas con mentalidad de crecimiento de sus pares con mentalidad fija es observar su respuesta al fracaso. Los primeros serán más propensos a ver los reveses como un desafío del que aprender, mientras que los segundos los considerarán como una prueba de su insuficiencia.

 

Décadas de investigación científica demuestran que tener una mentalidad de crecimiento es una ventaja. Y, sin embargo, para la mayoría de la gente, salir de la zona de confort de uno parece más difícil que seguir el lema de Nike, “¡simplemente hazlo!” (Just do it!). el tener una mentalidad fija no significa que no se pueda entrenar para tener una mentalidad de crecimiento, e incluso quienes suelen tener una mentalidad de crecimiento a veces luchan por mantenerla en situaciones que siente desafiantes o peligrosas, en el sentido de perder el confort en el que están.

 

Entonces, ¿Por qué a tantos de nosotros nos resulta difícil invitar a un cambio significativo en nuestras vidas? ¿Por qué la gente es reacia a renunciar a un trabajo insatisfactorio, a iniciar un nuevo negocio o incluso a aprender una nueva habilidad?

 

Echemos un vistazo a los obstáculos del cambio.

 

Por qué el “Simplemente hazlo” no siempre funciona

 

Resulta que mucha de nuestra resistencia al cambio está determinada por nuestra biología. En nuestro cerebro, la amígdala, un área subcortical del cerebro ligada a una intensa excitación emocional, está programada para detectar amenazas potenciales y reaccionar ante ellas. Parte de esa reacción es la liberación de la hormona “pelear o escapar” (Fight or flight), el cortisol.

 

Nótese que no existe la opción de “seguir la corriente” en respuesta al peligro percibido.

Estamos programados, neuronalmente hablando, para ver la amenaza como una situación inaceptable.

 

Por supuesto, no todos los cambios son en realidad amenazas. Todo lo contrario: Como se mencionó anteriormente, algunos pueden ser necesarios para nuestro crecimiento a largo plazo. Sin embargo, la evidencia científica muestra que mientras menos amenazas reales estemos expuestos, más tendemos a interpretar los estímulos desconocidos como amenazantes. La sociedad moderna, con todas sus comodidades, puede conspirar con nuestro sistema nervioso para fomentar la aversión al cambio. Y aquí surge una contradicción, para nuestras redes neuronales, por un lado, estamos ganando en comodidades por los avances en nuestras sociedades avanzadas, donde podemos evitar la mayoría de los peligros externos, y por otro lado, la velocidad en la que se están empezando a dar los cambios, principalmente por los avances tecnológicos, hace que no tengamos apenas tiempo para detectar si son amenazas o no. Antes de saber si es una amenaza, ya lo tenemos metido en casa, como “Alexa” que la permitimos entrar en nuestra casa porque oímos a otros que no es una amenaza, pero que al final, el 90% de quienes la tenemos, la utilizamos para lo de siempre, o sea, para escuchar música, conocer que tiempo hace y poco más, vamos, que hacemos lo mismo que nuestro cerebro ya sabe hacer, pero ahora de una manera diferente, cuando podríamos hacer muchas cosas más.

 

Otro posible factor que contribuye es nuestro condicionamiento, son las creencias y actitudes hacia el éxito, el fracaso y hacia nosotros mismos que eran típicas del entorno en el que crecimos. Ahora arraigados, a menudo operan a nivel subconsciente.

 

Mientras que entender lo que nos bloquea es el primer paso hacia el éxito, es importante idear estrategias para “hackear” nuestra biología y condicionamiento, de modo que podamos inclinarnos deliberadamente hacia la mentalidad de crecimiento. Y al igual que uno va a la escuela a crecer, o ya de adulto elegimos cursos para aprender, o trabajos donde sabemos que podemos crecer, lo que estamos haciendo es elegir libremente un entorno, una estructura que nos “fuerce” a hacer cosas diferentes para que nuestra mente sea más abierta y absuelva información nueva, creencias nuevas, y aun mejor, pero más difícil, hábitos nuevos que nos lleve a tener habilidades diferentes. De aquí nace el concepto de Chvmpion Mind, de facilitar una estructura donde voluntariamente te comprometes a realizar acciones pequeñas, pero regulares, diarias, semanales y mensuales para que entrenes hacia una mentalidad abierta que te permita adquirir nuevos hábitos que te ayudarán a crecer.

 

Sabemos que, el cerebro pesa aproximadamente un 2% de nuestra masa corporal, y gasta diez veces más de energía de lo que pesa, o sea un 20% del total de energía de nuestro cuerpo. Por ello una de sus funciones vitales es “administrar bien la energía” y de aquí que cuando tenemos que realizar cosas que nos suponga un esfuerzo = uso de mayor energía, el cerebro no será nuestro mejor aliado, todo lo contrario, si puede estar sentado en un sofá ahorrando energía, mejor, y si de damos chute de azúcar para engañarle de que es buena energía, él feliz. Por ello, cambiar hábitos, realizar cosas nuevas, salir de nuestra zona de confort supone un esfuerzo por el que luchamos contra la biología natural de nuestro cerebro.

 

Cuando hablamos de Felicidad o de Bienestar, está todo en nuestra mente. Una persona con escaso recursos puede ser feliz al igual que una persona con muchísimos recursos puede ser infeliz. Por ello, la clave del bienestar regular está en cómo operamos mentalmente, mentalidad de crecimiento o mentalidad fija dictará nuestra felicidad. Esto nos lleva por lo tanto a un estado de felicidad a largo plazo.

 

De una manera muy breve y simple, pero la que puedes encontrar muchos estudios, el estrés bueno crear adrenalina, o sea un estrés buscado, o no, pero manejado, controlado nos da adrenalina y nos da impulso. El estrés malo, ósea no manejado y excesivo en cantidad o en el tiempo hace que la hormona del cortisol nos queme neuronas y pueda provocar cambios negativos en nuestro cuerpo.

 

Por otro lado, la felicidad depende tanto de la gente de nuestro alrededor como de nosotros mismos. Si uno está muy bien, pero tiene a su ser más querido muy mal emocionalmente o de salud, nunca podría disfrutar de su propio bienestar al 100%. Sin embargo, si sus seres más queridos y cercanos están muy bien, estos nos generan energía extra positiva, nos ayuda a estar bien. De ahí, que cuando ayudamos a otros, aun no estando nosotros mismos al 100% de bien, este tipo de gestos nos hagan sentirnos mejor. Y como la felicidad, como la infelicidad, no es limitada, el ayudar a otros nos ayuda a potenciar el sentimiento de bienestar, partamos del nivel que partamos.

 

A continuación, voy a ofrecer nueve recomendaciones relacionadas con el comportamiento y la mentalidad que he desarrollado a partir de mis aprendizajes y experiencias en las áreas de desarrollo de Talentos y habilidades de liderazgo, junto con la Neurociencia aplicada, todo lo cual he combinado con las últimas tecnologías, como el Aprendizaje Automático, la Inteligencia Artificial y BitData en el Método Chvmpion Mind, pero que no necesitas si sigues estos consejos ahora.

 

Las siguientes recomendaciones las podrás aplicar directamente, pero si buscas un entorno que te ofrezca la estructura que te refuerce el deseo y acciones hacia el cambio, ahí es donde Chvmpion Mind puede ayudarte enormemente.

 

 

  1. Mantenga sus ojos en la meta a largo plazo

 

La estrategia clave es estar 100 por ciento seguros sobre el “para qué” queremos introducir ciertos cambios en nuestra vida. Por ejemplo: “Estoy aprendiendo a ser orador público para que me ayude a ser un mejor comunicador en el trabajo.” Si esbozamos una hoja de ruta e incluimos objetivos incrementales, quedará claro que los pequeños desafíos son sólo un escalón hacia el gran objetivo.

 

Poner en práctica: Una manera de comenzar a implementar esta estrategia es agregar las palabras “para qué” al final de sus declaraciones de objetivos. Esto aclarará qué objetivos son relevantes y específicos y cuáles deben ser revisados.

 

NOTA: En Chvmpion mind utilizamos los modelos SMARTEEL y FU-PRE para definir los objetivos y marcar el camino hacia ellos en pasos intermedios que ayuden a caminar y lograrlos. Hay varios modelos que puedes encontrar en internet para definir las metas, uno de los más populares es el modelo SMART. No hay tantos para definir los propósitos que detrás de los objetivos que uno se marca, pero sí hay uno que quizás pueda encontrar en internet conocido como los “5 por qué”, aunque yo lo sustituiría por los “7 para qué”

 

 

  1. Respirar a través de la incomodidad

 

Cuando nos aventuramos en lo desconocido, percibido como peligroso o que creemos que no podemos manejarlo, nuestro cuerpo libera cortisol y sentimos incomodidad emocional. La clave es reconocer la incomodidad, preguntarnos si realmente estamos en peligro o si esto es simplemente la reacción exagerada de la amígdala. En tal caso, permítalo en lugar de resistirse a él.

 

Poner en Práctica: Salir a caminar o tomar varias respiraciones profundas oxigena el cerebro y hace que la emoción se desvanezca.

 

NOTA: con Chvmpion Mind te ayudamos a que realices ejercicio físico y medites regularmente, práctica esta que te apoyara a lidiar con la zona de incomodidad.

 

 

  1. Realice un reencuadre de su lenguaje sobre el fracaso

 

A veces, fallar significa simplemente que hay que buscar una solución diferente. El lema “Muévete rápido y rompe cosas” de Silicon Valley refleja una cultura de interrupción, iteración rápida y crecimiento. Si algo se sale mal, pon en palabras los positivo de esa experiencia. Reencuadrar es poner en positivo algo que parece negativo.

 

Poner en Práctica el reencuadre del lenguaje: Describiendo sus múltiples intentos de crear la bombilla, Thomas Edison dijo: “No he fracasado. Acabo de encontrar 10.000 formas que no funcionarán”.

 

 

  1. Póngase incómodo – a propósito

 

Los psicólogos dicen que, si hacemos cosas que nos incomodan deliberadamente, como llamar a un cliente potencial o buscar retroalimentación, adquirimos confianza en nuestra capacidad para superar los desafíos. Cuando Steve Jobs tenía 12 años, llamó en frío a Bill Hewlett de Hewlett-Packard, pidiéndole piezas de repuesto para el proyecto en el que estaba trabajando. Como resultado, no sólo recibió piezas de repuesto, sino que también obtuvo una beca en HP.

 

Poner en Práctica: ¿Qué es lo que puede hacer hoy para apoyarse en la incomodidad y añadir a su caja de herramientas de la mentalidad de crecimiento?

 

NOTA: Entrar en el proceso de Chvmpion Mind es dar un paso hacia esa zona incomoda que le hará crecer.

 

  1. Buscar retroalimentación

 

Dominic Barton, ex Director General de McKinsey & Company, forjó una cultura que no sólo agradece los comentarios, sino que también los exige. Barton dice que fue capaz de obtener información valiosa sobre su estilo de liderazgo de empleados que sólo habían estado en la empresa durante un corto período de tiempo.

 

Poner en PrácticaHaga una lista de cinco personas de las que le gustaría recibir comentarios, ya sea a nivel profesional o personal. Lo más probable es que los patrones surjan de esa retroalimentación, lo que le dará una idea de sus fortalezas principales y de las áreas de mejora. Si puede, combine entre personas que le conocen muy bien y personas que, aunque no sean cercanas a usted, si tienen la oportunidad de observarle regularmente.

 

NOTA: En Chvmpion Mind cubrimos esta área con 5 observadores que usted selecciona y le acompañan y apoyan durante 21 semanas.

 

 

  1. Establezca fechas límite e informe a la gente sobre sus objetivos

 

Tan pronto como le decimos a alguien que nos comprometemos a hacer algo, es más probable que sigamos adelante con este proyecto para evitar la vergüenza. Hay estudios que demuestran que cuando las personas saben que son observadas la presión mental a la que se someten es mayor que por ejemplo el ganar o dejar de ganar un buen bonus al final de año. Especialmente si tenemos una economía medianamente saneada que nos cubre las necesidades básicas. Esta es la razón #1 por la que nuestros buenos deseos para año nuevo fracasan, porque no los compartimos con nadie, por si acaso no acabamos haciendo lo que pensamos que queremos hacer.

 

Poner en Práctica: Una manera de rendir cuentas es unirse a alguien experto o a un grupo de pares.

 

NOTA: Y sí, en Chvmpion Mind contarás con este grupo de personas que te “incentivarán” a lograr tus objetivos.

 

 

  1. Integrar el cambio, celebrar el éxito 

 

Cuando deliberadamente creamos un cambio en nuestra vida, creamos una nueva realidad. Es importante tomarse el tiempo para dejar que se asiente. Eventualmente, nuestro cerebro nos recompensará con una sensación de logro y una oleada de dopamina.

 

Poner en Práctica: Celebrar nuestros triunfos con los amigos crea un refuerzo positivo.

 

NOTA: te recomiendo el libro “The Power of habits”

 

 

  1. Practica la emoción del agradecimiento

 

Hay cosas que los neurocientíficos ni psicólogos aun entienden, pero saben que es real, aunque carezcan de explicación. Ser agradecido, o, mejor dicho, sentirse agradecido nos da energía. No se trata de dar gracias cognitivamente sino de sentir ese agradecimiento, hacia otras personas, o hacia uno mismo por lo que puedo hacer, por lo que soy, por lo que tengo y no tengo, por lo que recibo de otros y no recibo.

 

Poner en Práctica: busca un espacio todos los días para sentirte agradecido. Para expresarlo, aunque sea internamente y reconocer como partes de tu cuerpo vibran con ese sentimiento. Puede ser desde cosas tan simples como, hoy volví a ver un nuevo amanecer, agradecido por poder andar, por poder compartir momentos especiales con gente especial, por ponerme las cosas difíciles y ayudarme a crecer, por tener agua sin tener que esperar a que llueva…

 

 

  1. Busca como hacer feliz.

 

Explicábamos al inicio de este artículo que la felicidad de nuestro entorno nos influye en nuestra propia felicidad. Y de igualmente nuestra propia felicidad influyen en la felicidad de nuestro entorno, por ello debemos hacer todo lo posible por cuidarnos, para poder estar bien. Y si no estamos 100% bien, una manera de sentirnos mejor es ayudando a otros a estar bien. Por eso, el poder ayudar a otros es uno de los factores de bienestar más relevante encontrado en los últimos 25 años. Socializar es parte de ello, pero socializar ayudando es lo que realmente nos genera bienestar, y a veces basta con escuchar a alguien, sin hacer nada, para generar bienestar a otros.

 

Poner en Práctica: Asegúrate que tus acciones u omisión de acciones las haces también para beneficiar a otros. Busca como generar pequeños gestos, uno diario, por los próximos 21 días, desde pasar un rato con alguien que te aprecia y te echa de menos, hasta ofrecer hacer algo por alguien que para ti es muy fácil, y solo el tiempo es la excusa. Hasta incluso, ser consciente como puedes hacer lo mismo, pero incorporando a otros a quien les servirá para sentirse apoyado por ti.

 

 

La aplicación de estas nueve estrategias casi con toda seguridad provocará problemas de crecimiento. Pero si nos atenemos a ella, podemos dominar nuestra mente, minimizar las limitaciones autoimpuestas y tener más probabilidades de tener éxito en los negocios y en la vida en general.

 

Y las típicas no mencionadas, pero no menos importantes, y que ya conoces, dormir bien y suficiente, hacer ejercicio físico regularmente, meditar todos los días, aunque sea 5-10 minutos, y comer saludablemente casi siempre 😉, son maneras de generar energía que tu cerebro agradecerá para que no acapare toda la que tú necesitas para crear nuevos hábitos y mentalidad abierta.

 

Jose L. Menéndez

Founder CEO of OlaCoach Corporate S.L.

Founder CEO of CHVMPION MIND

Master PNL by ITS – UK

Master C. Coach by ICF – USA

Master Ex. Positive Leadership and Strategy by IE – Spain

 

Jose L. Menéndez is known as an expert in Coaching and Applied Neuroscience in the development of Talent and Leadership. He has the ability to “translate” neuroscientific studies and knowledge into a simple and pragmatic way for leaders and executives to realize their professional and personal potential using brain optimization methods to achieve results.

Pioneer of Spanish Coaching since 1996, he directs OlaCoach Corporate S.L., a boutique consultancy specialized in the design of programs for the development of Talent and Leadership, through applied Neuroscience and Integral Coaching, combining it with the CHVMPION MIND™ methodology. Founder CEO of CHVMPION MIND Technology S.L.

Among his clients are Microsoft, Intel, Coca Cola, PwC, Telefónica, ABB, Inditex, RE/MAX, BBVA, Siemens, Newmont, and many more, in addition to almost a hundred small and middle-size companies.

In his spare time, he likes to walk and talk with his wife while they enjoy a good tico or Colombian coffee, if possible.

To find out how Jose L. can help your organization maximize its true potential, write to jlmenendez@olacoach.com

La ciencia detrás de cómo los líderes se conectan con sus equipos

Original en ingles Publicado en linkedIn el 10 de octubre de 2016

por Srini Pillay

Innovador en ciencias del cerebro: Salud Psicológica y Desarrollo de Liderazgo

 

Las investigaciones muestran que en los grupos sin líderes, los líderes emergen sincronizando rápidamente sus ondas cerebrales con sus seguidores a través de conversaciones de alta calidad. En pocas palabras, la sincronía es un proceso neural en el que la frecuencia y la escala de las ondas cerebrales de las personas se sincronizan. La comunicación verbal juega un papel importante en la sincronización, especialmente entre líderes y seguidores. La sincronía entre líderes y seguidores conduce a la comprensión mutua, la cooperación, la ejecución coordinada de tareas y la creatividad colectiva.

 

En la superficie, la sincronía cerebral parece fácil de entender. Simplemente implica que las personas están literalmente en la misma longitud de onda. Sin embargo, a un nivel más profundo, la sincronía interpersonal implica mucho más. El Dr. Daniel Siegel explica que la “presencia”, la “totalidad” y la “resonancia” están en el centro de la capacidad de desarrollar la sincronía. Los recientes avances en la ciencia del cerebro pueden ayudar a los líderes a aprender a sincronizarse con sus seguidores en estos niveles más profundos:

 

Motivación para sincronizar asuntos (Presencia): Los comunicadores que se sincronizan fácilmente están motivados para hacerlo. Cuando lo hacen, las personas que se benefician de esta motivación reconocen la sincronía y se sienten más conectadas. En ellas se activan múltiples regiones cerebrales. Las regiones involucradas en la comprensión social se activan, anudándoles a sentirse comprendidos. Y las regiones involucradas en la expansión del sentido de uno mismo para incluir al otro también se activan, mejorando así la conexión.

 

Estar “presente” comienza con la decisión consciente de sincronizar. Luego te tomas el tiempo para entender lo que otras personas están sintiendo, y te pones en su lugar para entender sus puntos de vista. Haces esto con atención, simplemente observando los sentimientos en ti mismo y en el otro sin ser crítico. Cuando haces esto, es más probable que tu cerebro se sincronice con el de ellos.

 

Una profunda auto conexión mejora la sincronía (“Totalidad”): Warren Bennis escribió: “Convertirse en líder es sinónimo de convertirse en uno mismo. Es precisamente así de simple, y también es así de difícil.” A primera vista, esta definición parece ignorar al “otro”. Algunos pueden incluso pensar que es egoísta. Sin embargo, podemos activar lo mejor de los demás cuando activamos lo mejor de nosotros mismos.

 

Una forma de aumentar la sincronización interpersonal es a través de una técnica llamada “ensueño”. Con esta técnica, los líderes reservan tiempo para hacer una autor reflexión incoherente en presencia de sus seguidores -no pensamientos, ideas y estrategias bien esculpidas, sino ideas más sinceras y emergentes. Contra intuitivamente, esto aumenta la conexión interpersonal. Llamada ínter subjetividad, los líderes y seguidores se vuelven más conectados y sincrónicos. Esto sucede porque una región del cerebro llamada el sistema de la neurona espejo (MNS) se activa, indicando resonancia automática con la otra persona. Además, se activa la red en modo predeterminado (DMN), lo que hace que el estado mental del otro esté representado en el líder. Piensa en ellos como las redes de “sentir” y “sentir como” de empatía. La ínter subjetividad integra ambos.

 

Los líderes también pueden lograr este sentido de “totalidad” en un estado sutilmente diferente llamado deambular por la mente. En contraste con la atención plena, cuando los líderes reservan tiempo para dedicarse a tareas relajantes que no son centrales para la misión principal de la organización, también se activa la DMN de su cerebro. Paseos en grupo, juegos de cartas o tejer son ejemplos de estas actividades. Cuando se activa el DMN, las memorias del pasado se integran con el presente para construir una visión del futuro. Esto hace que los líderes se sientan más “completos”. Además, los líderes podrán ponerse, metafóricamente, mejor en los zapatos de sus seguidores.

 

La conexión cuerpo-mente (“Resonancia”): La sincronía física real con la música hace que las personas se gusten más, se recuerden mejor y también confíen más en los demás. De hecho, incluso a los 14 meses de edad, los niños que rebotan en sincronía con un adulto son más altruistas: recogen objetos que los adultos han dejado caer y los devuelven. Una forma en que las organizaciones pueden aprovechar este principio es organizar talleres con experiencias musicales en los que las personas se trasladan juntas a la música.

 

Por lo tanto, la motivación para sincronizar conscientemente, junto con sentir lo que los seguidores sienten, caminar en sus zapatos, conversar en estados de ensueño, vagar por la mente, y la sincronización física real, todo ello mejora la sincronía entre los líderes y los seguidores. Cuando se diseña una reunión fuera de la sede, estas actividades pueden ser incluidas y practicadas creativamente con el fin de encontrar un contexto para ellas en el trabajo diario.

 

2016 Srini Pillay, M.D. Todos los derechos reservados.

Traducido por Jose L. Menéndez, CEO de CHVMPION MIND Technology –  https://chvmpionmind.com

 

El Dr. Srini Pillay es el CEO de NeuroBusiness Group, una firma especializada en mostrar a los líderes, ejecutivos y empleados cómo realizar su potencial profesional y personalmente utilizando métodos basados en el cerebro para obtener resultados.

También es profesor adjunto de psiquiatría (a tiempo parcial) en la Facultad de Medicina de Harvard, enseña en los programas de educación ejecutiva de la Harvard Business School y en Duke Corporate Education.

En su tiempo libre, le encanta tocar el piano y de vez en cuando tomar un Martini, extra seco con un giro, y le pide que no se lo ponga en su contra.

¿POR QUÉ LA INTENCIÓN NO ES SUFICIENTE PARA ALCANZAR METAS?

Sueños e intenciones no son suficientes

Peter M. Gollwitzer, de la Universidad de Konstanz nos contaba en un artículo publicado hace unos años en el American Psychologist que la Intención supone tan solo el 20-30% de lo que se requiere para alcanzar metas.

 

¿Cuántas veces has querido hacer algo o dejar de hacerlo? Y ahí se ha quedado, en buenas intenciones.

 

Si tomamos una parte del famoso método del juego interior del Tenis de Timothy Galway, popular en el mundo del coaching, donde se suele preguntar: del 0 al 10, que intención tienes en hacer X acción? (Siendo 0 = ninguna intención, y siendo 10 = definitivamente sí lo haré)

 

Resulta que lo que nos dice Peter M. Gollwitzer es que ni siquiera el 10 es suficiente para hacerlo. Es más, podrimos hacer la siguiente equiparación: una intención de 8 sería = 20% de intención, 9 = 25% de intención, y 10 = 30% de intención.

 

Según muchos psicólogos, con esta misma pregunta, cuando uno responde 7 o menos, significa que no hay casi nada de intención, o que depende más de terceras personas o otros factores para que algo se llegue a realizar.

 

Así que, ahora que los coaches pensaban que todos sus clientes iban a responder de seguro a la acción, simplemente por responder a la pregunta de arriba que su intención era un 10, quizás puedan darse cuenta que ese diez necesita de otros elementos para que se cumpla.

 

Para lograr avanzar necesitas persistir en lo que quieres hacer, repetirlo las suficientes veces. En otras palabras crear un nuevo hábito o varios que te lleve hacia tus objetivos. Esto significa que sin acción no hay logros. Ya sé que esto es una perogrullada, tan evidente que no hacía falta ni mencionarlo, y sin embargo, ¿Por qué muchas personas siguen realizando promesas llenas de buenas intenciones y no llegan ni a dar un paso hacia dichas promesas?

 

El error está en que se enfocan en el logro, en el objetivo. Soñar es muy positivo, de hecho ver el futuro prometedor, alcanzando los objetivos suele ser muy motivante, y esto puede originar adrenalina que nos invite a movernos. Sin embargo, muchas veces este estado de ánimo que logramos con los sueños, no ofrece los resultados esperados, pues como toda química que se crea en el cuerpo, ya sea por acciones, pensamientos o medicamentos, sus efectos no son eternos, y por lo tanto, algunos sueñan desde el sillón, y para cuando deciden levantarse se les ha quitado el efecto del sueño, y no hacen lo que pensaron que deberían hacer para lograr su sueño.

 

La clave está en enfocarnos en el beneficio de cada pasito y acción que damos, y no en el logro final.

 

Si realizas una pequeña acción y reconoces el beneficio de esa acción, el centro de gratificación del cerebro, no solamente sentirá la química que le llega por dicho pasito, sino que comenzará a asociar dicha recompensa con acciones, y las acciones repetidas, se convierten en hábitos, y los hábitos que nos generan endorfinas hacia el sistema de recompensa, nos anima a seguir, a hacer más y más…hasta que voilá, alcanzas tu meta!

 

En coaching solemos decir, cuando un objetivo del cliente es grande (y esto es una percepción muy personal del cliente) que entonces es mejor que empiecen a comerse el elefante poquito a poco. Si a esto le añades, que en cada mordisquito, cada paso que da, logras que el cliente reconozca los beneficios de ese pasito, en lugar de mirar constantemente al objetivo final, estarás logrando que se motive a medida que ve los pasos dados y sus beneficios logrados en cada momento, que muchas veces suelen ser mejores incluso que el objetivo marcado.

 

La meta se registra en la parte racional de la menta, y uno suele hablarse sobre ella: Lo logré, o no lo logré. Me está costando mucho. Me falta mucho para llegar a ella, etc.

 

En cambio, si uno mira a los beneficios de cada pasito dado, estos irán al cerebro límbico, además del al prefrontal, creando emociones positivas asociadas a hechos y acciones que le animarán a seguir avanzando. Y con ello, la intención habrá pasado a la acción, la acción se convertirá en hábito, y el hábito te acercará, te hará llegar a tu objetivo.

 

Una manera muy efectiva en que podemos incentivar las primeras acciones, para seguir y superar obstáculos es preguntándonos: ¿Qué estoy aprendiendo? ¿Cómo puedo crecer con este aprendizaje?  Centrarse en el aprendizaje diario/semanal a corto plazo. Pues además en el aprendizaje hay también placer (centro de gratificación), y esto nos ayuda a darnos cuenta de las cosas que podemos mantener o podemos ir corrigiendo, y de esta manera es más fácil aceptar que un paso no nos salió bien, y cambiarlo, hacer algo diferente. De esta manera no piensas en el objetivo y en lo distante que aún está, sino en las cosas que vas logrando en el camino.

 

Identificar y evitar las distracciones del día a día es importante. Muchas personas piensan en los obstáculos, como algo grande que les impedirán avanzar, y sin embargo, las pequeñas distracciones del día a día, suelen ser sin darse uno cuenta sus grandes obstáculos. De ahí, que cuando uno identifica estos y se pregunta: ¿Cómo puedo ser o hacer para evitar estas distracciones, para superarlas? Y así evitar que se interpongan en el camino. Otro beneficio! Y nos anima a seguir dando pasos, incluso nos sentimos más preparados para desafíos mayores, (que a veces siguen estando en la cabeza, y al andar desaparecen)

 

Identificar las distracciones diarias, semanales y abordarlas, ayudan también a superarlas y a desarrollar nuestra resiliencia. Con lo que una vez más, y como dijo una vez un sabio: “yo me ocupo del minuto a minuto de mi día, que de las semanas, los meses y los años se ocupa el destino”

 

Otro punto importante, es diseñar estrategias para avanzar, pero siendo flexible con uno mismo. Una Meta sin estrategia es difícil que se cumpla, pero una estrategia rígida puede bloquear el avance.

 

Las estrategias son como los mapas de papel, que nos indica cual pueden ser el camino a seguir, pero si al llegar a una calle, está bloqueada, por obras, accidentes, etc… volveremos a mirar el mapa, para ver qué alternativas tomar. En otras palabras, si creo una estrategia y esta no funciona, puedo pensar en diseñar otra hasta que encuentre la que mejor me funciona. Si mi foco de atención está en buscar la mejor estrategia, estaré incentivando la búsqueda de alternativas a través de la acción. En lugar de pensar con rigidez que solo puedo hacerlo de una manera, que si no me salió bien, parece que mi meta se desvanece.  Y si la estrategia te funciona, sigue aplicándola!

 

Muchas veces, los coaches preguntamos a nuestro cliente ¿Qué piensas en estos momentos? ¿Qué tipo de pensamientos tienes en X o Y situaciones? Buscando que identifiquen su dialogo interno. Identificar el dialogo interno para que no saboteen su intención. Pues el ser humano tiende a justificar todo lo que hace o deja de hacer, y si nuestro dialogo interno nos machaca y nos alimenta para quedarnos en la zona de confort, no tomar acciones hacia lo que queremos es algo que se puede evitar si observamos a nuestro dialogo interno.

 

Para esto, meditar todos los días, aunque sea 5 o 10 minutos, dos o tres veces al día, nos puede ayudar muchísimo para evitar que el dialogo interno sea nuestro mayor enemigo.

 

Y para terminar, decir que la implementación de un método o una estrategia, es crucial. Es pasar la intención a la acción. En otras palabras, la ACCIÓN de lo que planeas es esencial. Si no implementas lo que planeas, no puedes ver nada de lo anterior, no puedes sentir el beneficio de los pasos, la gratificación del impacto que vas logrando, o hacer cambios en la estrategia si diera lugar, etc… la implementación es clave en el coaching en la consecución de logros y una de las cosas que más diferencia marca para que se logren los objetivos….

Jose L. Menéndez

Fundador y CEO de OlaCoach Corporate S.L.

Master Certified Coach por la ICF 

Máster en Liderazgo Positivo y Estrategia 

Fundador y CEO de CHAMPION MIND  ® Tecnología

Jose L. Menéndez es conocido como experto en Coaching y Neurociencia aplicada en el desarrollo de Talento y Liderazgo. Tiene la habilidad de “traducir” estudios y conocimiento Neurocientíficos a una manera simple y pragmática para que líderes y ejecutivos se den cuenta de su potencial profesional y personal utilizando métodos basados ​​en la optimización del cerebro para lograr resultados.
Pionero del Coaching y de la Neurociencia aplicada, dirige OlaCoach Corporate S.L., una boutique de consultoría especializada en la creación de programas y diseños para el desarrollo de comportamientos ligado a competencias empresariales, a través de la Neurociencia, herramientas del Coaching Integral y metodología CHAMPION MIND ®

Entre sus clientes se encuentran grandes multinacionales como Microsoft, Intel, Coca Cola, PwC, Telefónica, Inditex, REXMAS, BBVA, Siemens, Newmont, y muchas más, además de casi un centenar de PYMES.

Certificado en el uso de las Herramientas Neuro Quotient ®, diagnostico de comportamientos basado en la Neurociencia, ideal para el desarrollo de Talento y Liderazgo, y en Team Diagnostic Assesment ™ herramienta ideal para detectar los elementos de productividad y desarrollar Equipos de Alto Rendimiento bajo este modelo de Coaching Sistémico.

En su tiempo libre le gusta pasear y hablar con su mujer mientras disfrutan de una buena tapa, a ser posible de jamón ibérico junto a un buen vino, y un carajillo para terminar una buena comida.

Para saber cómo Jose L. puede ayudar a su organización a maximizar su verdadero potencial, le puede escribir a jlmenendez@olacoach.com